domingo, 23 de mayo de 2010

Pandillerismo en México.




Uno de los grandes problemas actuales, principalmenta en los paises latinoamericanos, es el pandillerismo hoy segun los medios de comunicación, los delincuentes y los brazos armados de la ilegalidad son cada día mas jovenes, y en algunos lugares algunas pandillas que iniciarón hace algunos años crean un panico en la población y crean, un fuerte medio entre la sociedad un ejemplo claro es sin duda los llamados Aztecas, o Los artistas Asesinos en Ciudad Juarez los cuales se enfrentan a menudo por el control del territorio, estos enfrentamientos se distinguen por usar un lujo de violencia, con la cual crean un panico colectivo, inusual, estas organizaciones pasan de ser solamnete un grupo de amigos, la mayoria en zonas marginales, que se reunen para platicar o pasar un buen rato,a grpos muchos de ellos armados, bien organizados, en los cuales se prolifera la violencia y tienede a agredir con armas a la menor provovcación, pero ¿cuando empezarón a proliferar estos grupos?, en que momento de convirtierón en grupos tan poderosos?, ¿cuando tomarón un papel importante en la actual proliferacíon de la violencia?.

A finales de los años 70´s un grupo, de personas empezarón a integrase un grupo de jovenes, la mayoria de zonas marginales, extremas los cuales se centrarón, en la zona de Cualimalpa, Alvaro Obregón, Y Miguel Hidalgo, se autodenominarón los Panchitos, por que 3 de los fundadores, se llamaban Francisco, tenia como lema: ‘tu no traes hoy, yo te aliviano pa’ que comas’”, esta banda de jovenes tuvo gran exito y pronto se prolifero en diversos, lugares del País (te tenemos algunos audios sobre la pandilla en voz de Alfredo Nava Ramirez ex pandillero http://www.soylibreencristo.com/?p=873 , estas pandillas cuya solo precencia infundio el miedo durante muchos años, los cuales muchos lo consideraban un grupo de protesta, segun osé Luis Moreno, El Hacha: “Nacimos como un grito de protesta en contra de la sociedad, que nos reprimía y nos marginaba por la pobreza, la falta de empleo y de oportunidades para los jóvenes".

Este grupo que llego a aglutinar a hasta 500 jovenes de entre 15 a 17 años. El grupo era violento: cometían robos y protagonizaban pleitos masivos, aunque, acotaron, sólo peleaban contra bandas enemigas, como Los Buks.

“No podían pasar por nuestro territorio ni nosotros por el suyo, no podían querer andar con las mujeres de nuestra banda ni nosotros con las de ellos, eso generaba muchos problemas”, recordó Leonardo Ávila, El Sargento.
En las riñas, que se realizaban con palos, cinturones, cadenas o fajillas, participaban desde 50 hasta más de 100 jóvenes, y el saldo eran varios lesionados e incluso la pérdida de alguna vida.

Los ex Panchitos admitieron que su vestimenta era agresiva: utilizaban pantalones de mezclilla entubados, a veces con grasa de zapatos para aparentar que eran de piel, playeras recortadas, peinados tipo punk y algunos tenían perforaciones.

Esta pandilla se puede considerar como el primer modelos de pandilla actual, la cual relaciono esta palabra con delincuentes y gente violenta.

Esto hombres que se convirtierón, en un icono de tacubaya a mediados de los años 80´s, estos hombres, marcados port la marginación socialy carencia afectiva marcarón una tendencia vilenta que seria seguida por diferentes grupos y pandillas despues, quiza una de las grandes razones para seguir esta tendencia, fue la juventud de sus integrantes y que por las personas que vivian en zonas marginadas nunca fuerón vistos como delincuntes si no como una especie de idolos incluso protagonizarón una pelicula.

Durante los Años 80´s y 90´s otro grupo violento, retomo la batuta del pandillerismo violento este grupo denominado los "cholos" prolifero en Méxicoeste surgio en los años 70´s en la frontera de México y Estados Unidos el cual fue un resultado de los movientos latinos.

Los cholos en los años 90´s proliferarón en la violencia y se convirtierón en un grupo que tuvo gran exito en diversas zonas marginales, se distinguian por, tomar como simbolo a la virgen de Guadalupe, y retomaban mucho una pseudocultura azteca o Méxica, tenian una forma de hablar, muy parecida a la de los mexico-norteamericanos, combinando palabras en español e ingles, estos hombres ploliferarón, en la zona oriente de la ciudad de México y el norte del país, aun en nuestros dias tienen, gran influencia en el norte del país.

Actualmente el pandillerismo se a diversificado y hoy muchos grupos, algunos incluso muy bien armados proliferan en nuestro país diversos grupos que se autodenimina, Cholos, Raperos, Tepiteños, Maras Salvatruchas , ect. han tomado la forma de una hermandada del crimen, con razgos de una freternidad violenta, y con una violencia nunca antes visto pero, visto la forma social.

Las pandillas proliferan en 24 de los 32 estados de nuestro país, mientras que el estado no toma esto como un problema de seguridad nacional, y lo a dejado proliferar durante años y estamos viendo las consecuencias de esto, pandillas violentas y que infunden panico colectivo.

Muchos integrantes de los grupos Mara Salvatrucha y Mara 18 aprovecharon la destrucción y el caos provocados a comienzos de octubre por la tormenta tropical Stan en el sur de México, frontera con Guatemala, para desde allí adentrarse hacia el centro de este país de América del Norte, señala un documento del Ejército filtrado a la prensa local.

El informe indica que, aprovechando el relajamiento de la vigilancia y la situación de destrucción, muchos de los jóvenes pandilleros, en su mayoría provenientes de América Central donde se les denomina maras, emprendieron viaje hacia el interior de México. "Son (los pandilleros) como una plaga que se expande con facilidad, pues llegan a lugares sin vacunas ni protecciones", dijo a IPS Ignacio Crespo, un antropólogo que actúa con jóvenes que trabajan y viven en las calles de la capital mexicana.

A comienzos de este año, el estatal Instituto Nacional de Migración informó que se habían detectados pandilleros en ocho estados de México. Pero un informe de julio del también oficial Centro de Investigación y Seguridad Nacional, indicó que ya están en 24 estados.

La Secretaría (ministerio) de Seguridad Pública estima que hay 5.000 pandilleros centroamericanos en México, agrupados en 200 diferentes "células", la mayoría ubicadas en el sudoriental estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala.

"Creo que son muchos más, si sumamos los pandilleros que llegaron con (el huracán) Stan y los que se han generado entre los propios jóvenes mexicanos", señaló Crespo.

El experto sostiene que en este país se debería aplicar una política contra las pandillas que ponga acento en la prevención y rehabilitación y no en la represión, como sucede en América Central.

"Si se ponen sólo a reprimir, sin entender lo que significa una comunidad de pandilla para muchos de los jóvenes pobres, poco educados y de familias desintegradas, lo que único que se logrará es que el problema crezca mucho más", advirtió.

Los miembros de las maras se distinguen por sus visibles tatuajes y cabellos cortos al estilo militar. Además, usan un lenguaje cifrado de palabras y señas y, para ingresar a una de ellas, se deben seguir rituales especiales, casi todos vinculados a la agresión mutua o contra terceros.

Hay profundas rivalidades entre pandillas, que periódicamente derivan en batallas campales o en asesinatos.

Activistas humanitarios también han denunciado que en los países centroamericanos actúan grupos armados irregulares que se dedican a eliminar pandilleros. Entre 2003 y mediados de este año se capturaron en México 1.670 personas sindicadas como pandilleros, de los cuales más de la mitad están siendo procesadas por distintos delitos y los restantes fueron deportados.

Aunque no hay consenso sobre cuántas personas integran en total esas pandillas, los cálculos estimativos oscilan entre 150.000 y más de 300.000 sólo en América Central y en México. En tanto, en Estados Unidos se presume que existen unos 15.000 jóvenes integrantes de esos grupos violentos.

El origen de la Mara Salvatrucha y de otros grupos de accionar afín, que se dedican al robo, las violaciones y al tráfico de drogas y armas en pequeña escala, datan de los años 80 de jóvenes inmigrantes salvadoreños radicados en la sudoccidental ciudad estadounidense de Los Ángeles. Su tránsito siguió a América Central, cuando la mayoría de sus integrantes fueron deportados.

"Se estima que diariamente ingresan a México entre 25 y 50 mareros", según el Centro de Investigación y Seguridad Nacional.

En un informe entregado a legisladores en octubre, el Instituto Nacional de Migración reconoce que han fallado hasta ahora los esfuerzos para frenar "el pandillerismo" de origen centroamericano.

A pesar de las medidas represivas, desde los años 90 ha ido en franco aumento el número de pandilleros en el Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Esos jóvenes cometen crímenes con violencia extrema, como decapitaciones, asesinatos masivos y violaciones multitudinarias.

Su poder y peligrosidad es tal, que los gobiernos de esa región han dictado leyes severas contra ellos y han concertado con México y Estados Unidos estrategias para combatirlos.

Pero varias de las llamadas leyes "antimaras" son cuestionadas por organización humanitarias y juristas por entender que han derivado en violaciones de los derechos básicos de las personas.

El no gubernamental Centro por la Justicia y el Derechos Internacional sostiene, por ejemplo, que las políticas utilizadas por los gobiernos centroamericanos contra los jóvenes derivaron en detenciones masivas por el sólo hecho de que los sospechosos lleven tatuajes, tengan características distintas a las de otras personas y transiten por territorios determinados.

En junio, delegados de gobiernos de América Central y de América del Norte realizaron en Chiapas la denominada "Reunión sobre Pandillas Delictivas Juveniles Transnacionales".

Ligas Recomendadas:

http://www.exonline.com.mx/XStatic/excelsior/template/content.aspx?se=nota&id=371722
http://blogvecindad.com/los-panchitos/2006/10/08
http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=35668

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada